Maritza Reyes Un Amor Verdadero Compartido Entre Perros y Gatos

Escrito por el 11 de julio de 2023

La conocimos en su casa, estaba muy triste, pues Pandora se había marchado a su cita con la eternidad canina, muchos dicen que se van a descansar y jugar a un puente de colores cuando mueren, sin embargo Maritza estaba tan melancólica que su dolor era casi palpable.

No obstante recibió y conversó con el equipo de La Infantería Multimedios como una verdadera gladiadora, pues está convencida de que sus otras hermosas mascotas necesitan de ella.

Por Teo Infante

Es algo más fuerte que yo, cuando veo un perrito o gatito que necesita ayuda el impulso que siento es ayudarlo.

Así revela su Gracia, Maritza Reyes Sosa, una ama de casa de Santo Domingo Este cuya sensibilidad por los animalitos desamparados la ha convertido en rescatista voluntaria.

Instalado en el patio y periferias de su residencia ofrece albergue actualmente a más de 10 perritos y la misma cantidad de gatos.

Aquí conversamos con ella por largo rato, con un telón de fondo audible, entre ladridos y el canto de las diversas aves que habitan y visitan su hogar.

De voz dulce y finas atenciones mismas que obsequia a sus mascotas la amorosa dama, emocionada hasta las lágrimas, confiesa que aunque le duele cada vez que alguno de sus pequeños compañeros “cruza el arcoíris”, lo desea así pues sabe que si algo le sucede a ella sus chiquitos la extrañarían mucho, pese a reconocer que su esposo Elías, Carlos (su hijo) y Marcia (su nuera) los cuidan también con esmero.

Yo le voy a decir la verdad yo siempre le pido al Señor que me ayude con mis animales que me los cuide porque, tal vez dirán que yo soy cruel, pero yo prefiero que se mueran primero que yo, por la razón de que me dolería más morirme y dejar los perros y gatos. ¿Quién me los va a cuidar? 

Se cuestiona Maritza, al tiempo de expresar su negativa a hacerles fotos porque su archivo de imágenes está en su corazón.

Maritza Reyes, acaricia a Tobby pues le gusta que lo acompañen a comer. Imagen capturada de video.

Cada uno de ellos tiene su propia historia de amor, algunos los ha rescatado de la calle en días de lluvia, según recuerda;  otros los ha traído Elías del vertedero Duquesa,  y los que no, han llegado solos, entran a la casa y aquí se quedan, sobre todo los gatos que son un tanto independientes.

Recuerda que su perrita Pandora estaba bien, pero que de repente presentó, según su veterinario, complicaciones en las vías respiratorias, y que transcurridos unos días a pesar de haberla medicado de acuerdo a las indicaciones del doctor, falleció.

Herencia Familiar 

Maritza tiene fresco en su memoria un episodio de su vida que la marcó, y es que su abuela, también rescataba animales, que en el patio de ella siempre había muchos perros de los cuales se hacía cargo la abuelita y le comentaba, por ejemplo,  que le ponía pantis a las perritas cuando estaban en celo para evitar que los machos se les acercaran.

Ha visto partir a decenas de sus fieles amigos pues tiene 30 años dedicada a la preciosa labor,  solo por la satisfacción de salvarlos de su estado de indefensión para ofrecerles un lugar donde se les garantiza una vida con amor así como con todos los cuidados que puedan necesitar, y mucho más.

Y es que las sábanas inmaculadas en las que descansan las mascotas de Maritza, son una señal inequívoca de entrega, cuidado, y dedicación.  

Una ayuda caería muy bien

Con todo y que reconoce lo difícil de la situación económica actual en República Dominicana, declara que no le gusta pedir ya que hasta el momento resuelve como puede la manutención de sus amores peluditos, con la ayuda de su familia, así como de un veterinario amigo llamado Ramón. 

 

Maritza sostiene a dos de sus gatitos, a los que cuida de manera prolija al igual que a los otros animalitos.

Sin embargo necesita corregir algunas filtraciones del “Zinc” que está en el área de las viviendas de los perritos y los gatitos,  así como algunos “enlates” que están dañados producto de la humedad.

“Yo le voy a ser sincera, yo le pido perdón a Dios, pero le pido que no llueva porque cuando llueve yo me hago un mapa, yo me mojo aquí me mojo allí, me siento en las casitas de ellos a ver dónde cae gotera para poder protegerlos, lo que siempre he pedido es que me ayuden con la reparación de las casas de los perros y de los gatos” solicita.

Del mismo modo y con su entusiasmo esperanzador Reyes Sosa aspira a una sociedad que sea sensible a las dificultades de unos seres que tampoco pidieron venir a este mundo.

“Bueno yo le pido a la humanidad de este país (República Dominicana),  que recuerden que los humanos somos creación de Dios pero tienen que saber que Dios También creó cada animalito… por eso hay que tener amor por las personas, pero también hay que tener amor por los animales”.

Plantea de manera muy oportuna la mujer que con su inmenso amor por estas criaturas ha impregnado a su familia de una excepcional ternura reservada para personas cuya excelsitud trasciende todo entendimiento.

Gratitud

Nuestro agradecimiento eterno a la amiga y hermana, Giselle Rodríguez por presentarnos esta extraordinaria familia con su valiosa historia de amor.

Con la convicción de que lo bueno se comparte, hemos querido difundir esta reseña.

La entrevista “in extenso” se retransmitirá este martes a las 3:00 AM, hora de Erredé, mientras que la versión audible de este reportaje oportunamente la anunciaremos en nuestras redes sociales, ambos trabajos a través de  La Infantería Radio

La Ñapa

Esta preciosidad es Lily, vive dentro, en la casa con Maritza y su familia humana, fue rescatada de la calle.

Maritza conversa con Teo Infante, en el patio de su casa durante la entrevista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También puedes leer: ESPECIES ENDÉMICAS RD NECESITAN CUIDADO ¡URGENTE!

  

Autor


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background
es_ESSpanish
Verificado por MonsterInsights